Luz en el PLANETA, Luz que ORIENTA

3ª Quedada Digital #ReliSumaMas, de nuevo Trending Topic

La red social Twitter recoge, otra vez, el mal estar de la sociedad con la nueva ley educativa que plantea la ministra Isabel Celaa y #ReliSumaMas alcanza esta mañana el trending topic

Más de 3,3 millones de alumnos cursan la asignatura de Religión y Moral Católica en España, dato que parece olvidar obvia el Ministerio de Educación cuando se refiere a esta disciplina y plantea con la LOMLOE un modelo contrario y perjudicial para su sostenibilidad académica

Justo un día después del inicio del trámite parlamentario de la LOMLOE, desde Reli es +, un movimiento surgido en las redes sociales el pasado 4 de mayo y promovido por algunas delegaciones diocesanas de enseñanza, grupos de profesores, padres y otros colectivos sociales, hemos vuelto a manifestar masivamente que la clase política debe tratar con mayor respeto la asignatura de religión confesional y buscar las vías de diálogo necesarias para consensuar un pacto educativo sobre el que construir un modelo de persona y sociedad que sirva para varias generaciones.

Denunciamos que es inadmisible la recurrente práctica política de revisar el modelo educativo estatal cada vez que se produce un cambio de gobierno. Por eso, reclamamos al presidente Sánchez que no experimente con la educación en general, ni promueva leyes lesivas contra la asignatura de religión y sus alumnos en particular.

Desde el Movimiento Reli es + rechazamos la actitud de la Ministra Celaa porque no escucha a las familias, su hoja de ruta está marcada por una notable carga ideológica y genera problemas gratuitamente la enseñanza de las religiones, un área que, desde siempre, ha gozado de una extraordinaria salud, demostrando sobradamente que no es un problema para el sistema educativo sino parte de la solución.

No son de recibo las declaraciones que la Ministra ha realizado en diferentes medios aludiendo a que la Religión es otra cosa, algo perteneciente a la “intimidad”, según se ha referido. Con esas afirmaciones demuestra el desconocimiento de la propuesta curricular del área y se posiciona en modelos educativos más propios de otras latitudes que de Europa. La asignatura de religión no es adoctrinamiento en la fe sino una propuesta sistemática de conocimiento reglado similar al de otras asignaturas del currículo.

Con la tercera quedada digital del 18 de junio, decenas de miles de mensajes han inundado las redes reivindicando la necesidad de que esta asignatura sea contemplada en la próxima Ley en línea con la mayoría de los modelos educativos de los países desarollados, es decir con una carga lectiva suficiente, con alternativa curricular y con plena evaluabilidad académica. Estos planteamientos no son de entrada atendidos en la propuesta legislativa de la Ministra Celaa, por eso desde este colectivo se considera que, de prosperar la LOMLOE en los términos actuales, se distorsionarían los legítimos intereses de una parte importante de la sociedad civil al imponerse unidireccionalmente sin el consenso de una mayoría parlamentaria suficiente y desoyendo a más del 60% de las familias.

Denunciamos también que esta ley nacerá amortizada porque se diseñó en un contexto pre-COVID que ya nada tiene que ver con el paradigma escolar del futuro y, en segundo lugar, porque se verá irremediablemente condenada a la judicialización por incumplimiento de la legislación vigente.

Para la ocasión, los miles de participantes en esta 3ª Quedada han llenado las redes de imágenes del extraordinario patrimonio religioso español, argumentando con su marca #ReliSumaMas que solo desde una sólida formación religiosa es posible acercarse a él, conocerlo y disfrutarlo, habilidades que también se trabajan y adquieren de manera especial en la clase de Religión.

Los promotores de esta iniciativa se reunirán a lo largo de la jornada del viernes para valorar los siguientes pasos a adoptar en orden a seguir exigiendo al Ministerio un pacto educativo inclusivo, que respete el derecho fundamental de todos a elegir la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Desde Reli es + agradecemos el apoyo recibido de todos los participantes en esta iniciativa y animamos a las familias a matricular a sus hijos en clase de religión confesional, una actividad plenamente académica y que proporciona herramientas culturales para la comprensión de la cultura occidental y el respeto interconfesional.

Nota de la Comisión Episcopal para la Educación y Cultura

El Proyecto de Ley de Educación –de la LOMLOE–, que ha sido publicado en circunstancias tan extraordinarias como las de un “estado de alarma”, afecta sin duda a toda la sociedad, verdadera protagonista de la educación, de la que formamos parte como Iglesia católica. Por ello, consideramos responsabilidad nuestra participar en el debate público en orden a su tramitación.

Punto de partida es, sin duda, el compromiso con este bien inmenso que es la educación, uno de los tesoros más valiosos de la sociedad, pues afecta a la vida de los seres más queridos y, de muchas maneras, al futuro de todos.

Tras examinar con atención el actual Proyecto de Ley, nos parece tener que insistir en la necesidad de proteger y promover el derecho a la educación y la libertad de enseñanza, tal como se explicitan en la Constitución y en su interpretación jurisprudencial.

Nos preocupa que se recojan plenamente las consecuencias de estos principios en la nueva Ley, y en primer lugar el respeto por la responsabilidad y los derechos de los padres en la educación de los hijos. Si el Estado tiene una tarea principal en la defensa y la promoción del bien de la educación para todos, no es sin embargo el sujeto del derecho educativo.

En este mismo sentido parece necesario que, a diferencia del actual Proyecto, la futura Ley siga recogiendo la “demanda social” en todas las etapas del proceso educativo, desde la libertad de elección de centro escolar, que incluye la gratuidad de la enseñanza sin discriminaciones, al trato en igualdad de condiciones de los diversos centros y a la libertad para su creación.

La formación integral es un principio educativo recogido también por la Constitución. En consecuencia, no puede excluirse del ámbito escolar la educación de la dimensión moral y religiosa de la persona, de modo que ésta pueda crecer como sujeto responsable y libre. En este ámbito de conocimientos se sitúa la asignatura de Religión, como es habitualmente reconocido en los sistemas educativos europeos.

Queremos insistir en que esta asignatura no puede plantearse de manera ajena a la identidad cultural, moral y religiosa de la persona. Pues esta identidad forma parte esencial de la realidad a cuyo conocimiento la escuela ha de introducir a la persona concreta. Conocer y comprender la propia realidad es el método adecuado para poder luego actuar con libertad.

La persona, además, no existe nunca como individuo aislado, sino como miembro de un pueblo, partícipe de una cultura, de una tradición. La cual, en el caso de nuestra sociedad, como en el de los diferentes países europeos, no se entendería sin conocer y comprender la fe cristiana.

La asignatura de Religión católica es una respuesta a estas exigencias en el caso de la mayoría del alumnado. Ciertamente puede ser integrada de varios modos en el área de conocimiento que le corresponda en el currículo, de modo que no se generen para nadie agravios comparativos. De igual manera, habrá de respetarse el conjunto de exigencias propias de su presencia en el ámbito escolar, relativas a la metodología o al estatuto del profesorado. Pero no debe ser considerada ajena al proceso educativo. Por ello, debe ser una asignatura comparable a otras asignaturas fundamentales y, por tanto, evaluable de igual manera.

Estos derechos y libertades, estos bienes relativos a la educación, recogidos en la Constitución, han sido también confirmados en varias ocasiones por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Están contenidos igualmente en los Acuerdos del Estado español con la Santa Sede.

Del mismo modo que es importante el diálogo y la participación de todos, no podemos dejar de tener en cuenta el marco jurídico fundamental, que, defendiendo los derechos y libertades fundamentales, constituye la base no sólo de nuestro “pacto social”, sino también de un muy deseable “pacto escolar”.

La presencia de la Iglesia, del “pueblo católico” en nuestra sociedad es grande, y ha desarrollado una tradición educativa secular. Creemos que ha sido y deseamos que siga siendo una riqueza de nuestra sociedad, que posibilite el crecimiento, la libertad y la pluralidad de la propuesta educativa y, sobre todo, que sirva así al bien de los alumnos, las familias y toda la sociedad.

Creemos que estos grandes bienes justifican suficientemente todo esfuerzo de diálogo y de colaboración leal en el proceso de preparación de la nueva Ley de Educación, para el cual ofrecemos nuestra plena disponibilidad.

17 junio 2020

Testimonio, apúntate a Religión Católica

 

Luz de JUSTICIA y de ENCUENTRO

Esta semana Luz de PAZ y de AMOR

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más acerca de nuestro uso de las cookies y cómo eliminarlas vea nuestra política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information